27 abr. 2014

En el 3er Festival Literario Infantil de Tequisquiapan

"Me gusta mi nombre: Copo de Algodón"


Por tercer año Tequisquiapan, pueblo mágico, gracias a Armando Zamora, se volvió a llenar de letras, de poesía, de ilusión y de benevolencia que caminaba por las calles para hacerse lluvia, en ese día de abril en que llegamos con las alforjas quijotescas provistas de libros y de sueños.

La Librería Rulfo -Armando, Cristina, Ailín y los amigos incontables que han hecho en las letras- estaba volcada en las calles y vestida de Festival. Libros, autores, ilustradores, talleres, encuentros, sorpresas, lluvia, queso, vino y la mejor compañía en una oportunidad que cada año crece en optimismo y posibilidades.

Que Tequisquiapan se está convirtiendo en una Ciudad de la Lectura nos quedó claro ese 26 de abril en que compartimos, una vez más, los muy reales sueños de Armando Zamora:



Un encuentro entrañable fue el tenido con Juanita Cruz, la maestra de preescolar del Jardín de Niños Lauro Aguirre, con quien tantos proyectos hemos compartido desde 2009. Ahora, ella trajo al Festival El Duende No, editado por Amigos de Papel y elaboró junto con sus niños un cartle con la portada que llenó de cariño y arropó nuestra presentación:

Juanita Cruz y El Duende No

Saludos a Asunción Carracedo y Amigos de Papel

Y una vez más, y no es que carezcamos de novedades, pero es que Copo de Algodón encanta y recrea con la tersura de su mundo indígena, presentamos y leímos sus palabras, que se hicieron eco en las cercanas montañas y también decidieron caminar por esas calles suaves, de textura semejante a la de un bello sueño. Y tomaron la palabra los niños lectores, Manolo, de 8 años, que conocía el texto al dedillo, gracias sobre todo a la lectura oral que le hizo su mamá, la polifacética Martha Angélica, a quien volvimos a encontrar después de un año.

Manolo, todo un experto en historia prehispánica

Martha Angélica: poeta, diseñadora, entusiasta madre lectora de niños lectores


Por la tarde, regresamos a la narración oral de Maru Moyers, quien eligió mi cuento La Emperatriz del Reino Amarillo, libro publicado en Colombia y que narró magistralmente a pesar de la lluvia torrencial que en ese momento hizo que muchos paseantes se resguardaran bajo el toldo de la carpa principal, lo que aumentó considerablemente su audiencia.


Con dos grandiosas artistas: la escritora Rebeca Orozo y la narradora Maru Moyers

Al término de la muy aplaudida narración de Maru, tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de libros de Rebeca Orozco, persona talentosa y cálida, muy cercana a los niños, que hizo las delicias de los pequeños al hacerlos actuar uno de sus simpáticos cuentos de animales.


Y como broche de oro, al término de la lluviosa tarde, por la hermosa avenida Juárez de Tequisquiapan se abrieron paso los rayos del sol, que pudimos comprobar rutilaba de gozo y al que saludó Armando Zamora, desde su condición de Quijote y poeta, señor de los libros en nuestro pueblo mágico.
Para despedir esa tarde, conocimos a Xanat y Ketzalli, que se llevaron muy contentas Copo de Algodón, con unas gotitas de lluvia, adquirido para ellas por sus abuelos, Alonso y Julia, a quienes ya llevamos en el corazón.



Galería de fotos: Un pueblo mágico