3 mar. 2014

El Disco de Troya en la Feria del Libro de La Habana




Páginas de fantasía

Más de una treintena de títulos engrosan el catálogo de Gente Nueva, la editorial de los niños y jóvenes cubanos

Jaisy Izquierdo
jaisy@juventudrebelde.cu
18 de Febrero del 2014 22:49:03 CDT

Allí donde reina la imaginación, Gente Nueva luce su cetro: mágico dominio el de las palabras que no busca más súbditos que los ojos ávidos de conocimiento.

A los amantes de aventuras el autor Enrique Cirules los hará partícipes de El último viaje del Spring Coral, y en una casa medio encantada podremos conocer al Caballero de la Luna (Rebeca Murga y Lorenzo Lunar), sin dejar de emprender El maravilloso viaje alrededor de Leidi Jámilton (Rubén Rodríguez). Con pasión de anticuarios seguiremos la pista a una pieza arqueológica de gran valor, El disco de Troya, con la cual la mexicana María García Esperón nos hará cómplices de algunos secretos de la antigua civilización griega.

Escritas e ilustradas a cuatro manos, dos noveletas se unen en un solo volumen entremezclando la fantasía heroica con la ciencia ficción. En Historias del Altipuerto y Guerra de dragones convergen mundos opuestos, luchas de magos con dragones o ciudades con tecnologías desconocidas. Luego de publicar las antologías En sus marcas, listos… ¡futuro! y Axis Mundo, Gente Nueva confirma que la ciencia ficción es un género vivo dentro de la creación literaria cubana con la aparición del volumen Hijos de Korad, en el que 36 escritores fabulan por las infinitas posibilidades que brinda la imaginación, y dan fe del taller de creación Espacio Abierto, que sesiona en el Centro Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, en el cual se originaron estos relatos.

El nombre de Elayne Vilar Madruga, que se repite en todas las compilaciones anteriormente mencionadas, deviene ahora en solitario con Promesas de la Tierra Rota, en la que la autora resulta una suerte de vidente que predice el camino al que conduce la enajenación bélica del hombre y su sed de exterminio, a través de la historia de un niño y su dragón.

Dos clásicos de la literatura juvenil, Mujercitas y Hombrecitos, ambos de Louise May Alcott, se ponen a disposición de aquellos que por el camino del crecimiento personal estén dispuestos a dejar atrás la vanidad, la timidez o el egoísmo. En tanto, con la firma del célebre novelista Charles Dickens, surgen tenebrosas sus Historias de fantasmas, para llenar la noche con sus casas hechizadas, enterradores secuestrados o el deambular de aparecidos en días de Navidad. A otros seres fantásticos se acerca El vampiro, y lo hace a través de plumas no menos famosas como la de Edgar Allan Poe, Tolstoi, Sir Arthur Conan Doyle, Horacio Quiroga o H. P. Lovecraft, para invitarnos a un paseo excitante por el mundo del suspenso y el terror.

Autores contemporáneos tampoco escapan del empeño de convocar voces del más allá para enredarnos en aventuras sobrenaturales, como es el caso del mexicano Fernando Vega, que devela el misterio que oculta La mano sin cuerpo. Un caso bien criollo, que enreda sincretismo, heavy metal y la realidad habanera actual desata La voz del abismo, para deleite de los seguidores de José Miguel Sánchez, mejor conocido como Yoss.

Con Filatelia temática. Una puerta al conocimiento, su autor José Raúl Lorenzo Sánchez (presidente de la Federación Filatélica Cubana desde 1999 y del Buró Mundial de Juventud de la Federación Internacional de Filatelia), esclarece los caminos que llegan a esta especialidad convirtiendo sus páginas en el texto más completo publicado sobre ello en lengua española, a la vez que despierta el amor por el mágico mundo de los sellos postales. En tanto Pedro Hernández Herrera, invita a descubrir otro vasto universo, el de las estrellas, y a convertirnos en celosos Guardianes de la noche, con esta mirada mitológica y científica a las constelaciones del Zodiaco, mientras nos enseña a reconocer las luminarias en la noche. El firmamento estrellado inspira además la lira de Yoel Mesa Falcón, quien teje su poemario Oda a las constelaciones.

Como un Rayo de luz abre paso a la poesía romántica cubana del siglo XIX, en la que se entrelazan Fidelia, de Juan Clemente Zenea; La fuga de la tórtola, de José Jacinto Milanés; y Amor y engaño, de Gertrudis Gómez de Avellaneda; de quien se celebra el bicentenario de su nacimiento. La selección incluye como prólogo palabras del ensayoJosé María Heredia: la patria y la vida, de Leonardo Padura Fuentes.

Para hablar del amor romántico en pleno siglo XXI llega Veinte cartas de amor y una canción esperada. Sus autores, Anely Fundora y Julio Blanco, quienes homenajean desde el título a Pablo Neruda, nos entregan un epistolario que habla del enamoramiento, la fidelidad, la fe y la paciencia. También con el verso y la ternura como el mejor pretexto, el poeta guatemalteco Percy Alvarado arropa Estas tardes de junio, cuya página primera muestra una carta de Antonio Guerrero al autor.

Para los más pequeños son los cuentos ilustrados El viejo Vasa, de Ignacio Martínez; La casa ballena, de Jorgelina Cerritos; el relato bíblico Rut, y en formato de minilibro los versos del Abecedario del mar (Alma Flor Ada) y Sofi, tu mirada (Liset Lantigua), junto a los relatos Jíbara (Ernesto Carralero) y Una Isla en el tiempo (Liliana Bodoc). De igual manera se aprecia José Martí. Una vida de amor y aventura, con el que Marlen A. Domínguez narra la historia del Maestro y la entrelaza con ejercicios y preguntas acerca del mundo y la época en la que vivió.

Resaltan de manera especial los libros para colorear y cantar dedicados a los preescolares, que con encanto les acercan canciones tradicionales como Alánimo o Yo tenía diez perritos. De singular belleza y virtud resulta el propósito de contar a los niños las historias eternizadas por el ballet. Enrique Pérez Díaz nos devuelve ahora, después de haber versionado El lago de los cisnes y Cascanueces, la romántica leyenda de la aldeana Giselle, ese clásico homónimo que todo cubano reconoce en el pelo alborotado hasta la locura por la danza desconsolada de Alicia Alonso. Hermosa colección que pronto atrapará para sí, desde otros escenarios como la ópera, historias que pertenecen al patrimonio universal como Madame Butterfly.

Y por si fuera poco construir La casa en el árbol, con Bianca Pitzorno; bailar con la orquesta The Miau Jazz Tropical Band junto a la niña Violante y su gato aventurero, y desplegar la imaginación con Las barcas de cristal hacia el infinito; Gente Nueva invita a a calentar El fogoncito para «degustar» las aventuras de Juan Limonada, escritas por el amigo Frei Betto y su mamá Maria Stella Libanio. Todo un abanico abierto a través de estos libros, a la mágica aventura de la lectura.