14 mar. 2015

Palabras para Te canto un cuento, de Ramón Iván Suárez Caamal y El Pájaro Toj

Con El Pájaro Toj y Ramón Iván Suárez Caamal

Palabras para Te canto un cuento


Por María García Esperón

Viernes 13 de marzo de 2015
Feria Internacional de Lectura Yucatán FILEY 2015



Al Hada Casi Nada… que vive en una lágrima, yo le pediría también un deseo, que este libro que tenemos en las manos y que se llama Te canto un cuento, no terminara nunca y que tuviera páginas pegadas y plegadas y que desenvolvieran más versos de Ramón Iván Suárez Caamal y más ilustraciones de El Pájaro Toj.
Al cantar con palabras, con imágenes, los dos han urdido un universo encantado que nos suspende en un paraje sin edad y sin límite, que nos restituye a una condición ideal, original y originante, que nos vuelca en ese ser que fuimos cuando niños y que nos hace, desde muy adentro, convertirnos en canción.
La poesía de Ramón Iván tiene toda la frescura de la madurez de este creador del que podemos decir unánimes, que es un hombre literatura. Las ilustraciones del Pájaro Toj poseen la alegría y el color de un alma tornasolada y sensible. Las bestezuelas de palabras de Ramón Iván se encarnan con toda naturalidad en la fauna encantada que dibuja, con gracia y finura nuestro Pájaro Toj.
Porque, ¡vamos! estamos ante un libro muy sensible. Muy sensible y muy culto, muy “leído” como su autor y como su ilustrador colorido en una selva de sueños. El hombre, dicen los sabios, antes de hablar, cantó. Y antes de hablarnos, Te canto un cuento nos canta y por eso nos encanta. Nos encanta de palabras y color. Nos hace volar con él, que es alada criatura, nos lleva de Espronceda a Scherezada y como si tal cosa, nos embarca en un conjuro para despertar a un dragón.

Dame tu fuego, dragón.
Dame tu lava y tu fuerza;
Tus alas, para que ejerza
Valentía y corazón.
Que tus ojos de tizón
Sean los míos ahora…

Tengan cuidado, ¡que funciona! Porque a Ramón Iván y al Pájaro Toj el libro les ha salido como los jeroglíficos a los egipcios, tan vivos, tan mágicos, que en algunos casos clavaban a las serpientes dibujadas o esculpidas un… cuchillito o recordatorio para que no mordiera al lector desprevenido.
Todos estos animales están vivos de pura magia poética, porque el Pájaro Toj sabe poner a soñar a los colores y porque Ramón Iván es ese poeta mago y primaveral, que por doquiera que pasa y agita su varita de palabras, anima.
Anima, pone ánima. Da vida. Despierta al alma de las cosas. Sea Roba, la Robot o el Pájaro Paralelepípedo, el Dadá Dodo Dado o el barco que navega en la botella, objetos y animales y palabras nos componen un universo que el Pájaro Toj también anima e ilustra con los colores exactos de la infancia.
Poesía infantil. Poesía para niños. Poesía Poesía. Poesía. Ramón Iván tiene  la llave de ese cofre de tesoros. Tiene la sabiduría. Tiene la humildad. Tiene los recuerdos y tiene que tiene porque las tiene… en toda su extensión, en todo su poder, en toda su hermosura… las palabras. Dice “barco” y ya estamos navegando. Dice “estrellas” y se nos encienden. Dice “viento” y ya zarpamos. Dice “noche” y todos duermen. Todos sueñan en un cuento que se llama como un canto y que es este libro que hoy celebramos: TE CANTO UN CUENTO.




El Pájaro Toj despliega sus colores



Con Ramón Iván Suárez Caamal en FILEY 2015

Disfrutamos un espectáculo de cantacuentos, con Brigi. Yazmín llegó a apoyarnos

Con El Pájaro Toj y Ramón Iván Suárez Caamal