18 nov. 2011

Diccionario para armar: juego y color en torno al lenguaje


El próximo domingo 20 de noviembre, a las 12:00 horas, en la 31 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que se lleva a cabo en el Centro Nacional de las Artes se presentará un libro que llena como pocos la palabra "colectivo". 


Suma del esfuerzo de muchos creadores y organizadores, "Diccionario para armar" partió de una idea de Leslie Alger y tuvo la asesoría de Luis Fernando Lara, del Colegio de México y el apoyo de Alas y Raíces del Conaculta que dirige Miriam Martínez, contándose en todo el proceso con la coordinación de Carlos Tejada.

300 palabras del español de México -que no tienen por qué detenerse en ninguna frontera y que a través de materiales de calidad como este pueden volar y aventurarse por los demás países de habla castellana- integran el muy peculiar diccionario.

Los escritores: Carmen Leñero, Francisco Hinojosa, Francisco Segovia, Ignacio Padilla, Joaquín Díez-Canedo F., Luigi Amara, María Baranda, María García Esperón, Mónica Brozon, Ricardo Chávez Castañeda, Ricardo Yáñez y Vivian Mansour.

Los ilustradores: Alejandro Magallanes, Diego Bianki, Fabricio Vanden Broeck, Isol, Israel Barrón, Ixchel Estrada, Joel Rendón, Magú, Manuel Monroy, Mariana Chiesa, Paloma Valdivia, Quetzal León y Trino.

Las palabras: Muchas, son 300, cada una con su adivinanza, su rima, su pequeña historia, su chiste o su poesía: Garrapata, ahuehuete, pochitoque,  güerco, chamoy, ñáñaras, jicaleta, miedo, chipichipi, chido, fantasía, fúchila, piedra, papel o tijera... Cada una con su color, su dimensión, su perspectiva, su trazo y sonrisa.

Poner en las manos de los niños el lenguaje vuelto juego y color es una aventura en la que pude participar gracias a la invitación de Miriam Martínez, quien este domingo presentará el libro en la FILIJ al lado de Leslie Alger, Luis Fernando Lara, Vivian Mansour y Manuel Monroy. Nuestros mejores deseos porque este libro en el que tantos pusimos tanto sea leído y disfrutado por muchos niños dispuestos a pintar de colores su aventura en la palabra. (María García Esperón)