30 ago. 2016

Y de pronto... te aparezco





Y de pronto apareciste
en la calle de aquel sueño
con estrellas me escribiste
la palabra del silencio.

A la luz de las farolas
de la cruz del pensamiento
aunque poco me dijiste
para mí fue el Universo.

Para mí fue el infinito
el sinfín de un sentimiento
que hace siglos o segundos
por quererte se hizo tiempo.

En el tiempo, que es un río
incansable, yo te creo
yo te invento, te imagino
y de pronto, te aparezco.