24 ago. 2013

Subí hacia las estrellas de este Norte



Subí hacia las estrellas
hace días
en un cierto lugar
de Norteamérica.
Insectos crepitaban
y la luna
cantaba para ti
 su melodía.
Y como muchas tantas
y otras veces
tu nombre distinguí
hecho de aire,
de pena y aire hecho,
de destierro,
de siempre y de jamás,
de ahora y fuego.

Subí hacia las estrellas
de este Norte
que abre al caminante
el rostro fiero,
su reclamo de osa abandonada,
el río, la espina,
el cactus y el murciélago.

Las aves son las aves.
La hoja es hoja
y el árbol dice fiel
sus alfabetos.

Nada cambia.
Yo te sigo.
Sea norte
o sur
o nada
este silencio.

María García Esperón
Austin, Texas
24 de agosto de 2013