11 ene. 2012

De Película: un proyecto de lectura diferente


Por María García Esperón

Como escritora de literatura infantil y juvenil he podido observar con sumo interés la variedad de actividades que en torno de los libros se ponen en operación en colegios de varios países. Es fascinante comprobar la creatividad de cada maestro, que es engrandecida por la respuesta de los chicos y que redunda en experiencias inolvidables y en construcción de mundo y lenguaje. 

Ya se enfoquen las actividades desde un punto de vista académico, vinculando el libro con los programas y estableciendo transversalidad con otras materias del curso, ya se decida aventurarse en las posibilidades lúdicas desde una perspectiva adidáctica, los resultados son enriquecedores siempre y cuando haya una apuesta y un compromiso por parte de todos los involucrados en la experiencia de lectura.

En esta oportunidad, al lado de mi hermana Lourdes que se dedica a la promoción de la lectura en colegios de la ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato, hemos dado inicio a un proyecto de lectura diferente que hemos denominado DE PELÍCULA.

En el lenguaje coloquial de México, aquello que es "De Película"merece ser visto, recordado, porque implica asombro, originalidad, emoción dignas de ser filmada. 
En una cultura eminentemente audiovisual como es la que compartimos, donde televisión y cine son ineludibles, el libro muchas veces es visto como algo estático, unidimensional y aburrido, lo que por supuesto es un prejuicio. Los libros han sido el punto de partida de las mejores películas de la historia del cine. Adaptarlos, un reto muchas veces realizado sin éxito.

En este orden de ideas, tanto a Lourdes como a los chicos de segundo de secundaria que leyeron mi libro Copo de Algodón, se les ocurrió que podrían mostrar su experiencia de lectura a través de un video. Y no cualquier video, sino uno muy particular, un videopoema. Esto requiere que previamente a la realización del video los chicos escriban un poema con los sentimientos e ideas que les haya inspirado la lectura de esta historia centrada en el mundo azteca.

En lo que se refiere a los aspectos técnicos de la realización del videopoema, muchos chicos dominan algunos programas de edición de películas por su cercanía de entretenimiento con Youtube. Los que todavía no han incursionado en este tipo de creación han podido asesorarse con sus amigos y con los profesores de computación. Las posibilidades son muchas y personalmente pude comprobar en la visita que realicé al colegio, que el hecho de hacer un poema sobre lo leído les permite hacer más consciente la profundidad de su lectura. Si conocer es hacer inmanente lo trascendente, el responder con poesía a un texto literario equivale a convertirlo en parte del propio ser, en dimensión de persona, en materia de sueño, en palabra plenamente poseída. 
Y si para decir esa palabra tan suya los chicos aportan su propia voz, imágenes y música, este y todos los proyectos de lectura que emprendan serán... de película.